lunes, 12 de septiembre de 2011

ANDERGÜERLINLLERÍ PA TÍ...

Estimados convecinos de esta ya nuestra construida blog-urbanización, aunque con menos lujuria y sexo que la de los Sims Tullidos, sabemos que cada un@ de vosotros tenéis un piso o habitación aquí, por supuesto con vistas al patio de luces, cosa que hace que todos vuestros yos enteros huelan a calamares fritos pero que no podáis ni queráis dejar de asomaros para ver a través de nuestra ventana, siempre sin cortinas, a ver si nos paseamos por primera vez con las bragas puestas, cosa que os aseguramos que jamás ocurrirá...

Todos le damos mucha importancia a nuestro aspecto exterior, no hablemos del cuerpo, nos referimos al exterior de fuera de fuera, la ropa que nos ponemos... Que si conjunta, que si parecemos unas fulanas, que si parecemos de una película de Bill Murray, que si parecemos unos chuloputas o los hijos de Nati Abascal tras catorce botellas de fino, con Finito de Córdoba... En fin, nos preocupamos de ir de compras aunque nuestros armarios estén repletos de exactamente las mismas prendas por las que esperamos eternas colas en las cajas, normalmente del imperio Inditex, que nos preguntamos nosotros; ¿si pusiesen una caja de Zara Woman en medio del desierto de Arizona?... ¿habría sitio para aparcar? Pues eso, que salimos de casa lo mejor que buenamente nuestros gustos estéticos nos dejan; obviemos, problemas oculares, cataratas, daltonismo (como los que visten a Mª Teresa Campos en Qué tiempo tan feliz), dioptrías o excesividad de querer parecer un concursante de OT, no al entrar... si no, lo que es peor... al salir...

Pero a nosotros, como somos bloggers, nos gusta siempre una vuelta de tuerca más (a nosotros... porque lo de que somos bloggers es contradictorio, éstos se lo ponen todo y a la mitad les falta una o dos tuercas o veranos... incluso hervores...) vamos más allá porque escarbamos y nos da igual la prenda exterior, queremos meollo (y luego cuando termines, ya meo yo...) queremos llegar a LA ROPA INTERIOR...

Sí, sabemos de lo que hablamos, son esas prendas que total como no se ven debajo de nuestro vestidazo de alta costura Oscar de la Renta, pues como que pensamos ¡qué más da! esas tres palabras son el quiz ¡QUÉ MÁS DA!  No obstante conocemos a gente, que puedes ser tú, que tienen ordenada la ropa interior por color, ocasión, textura, sabor, fecha de caducidad incluso por valor sentimental... Pero no es nuestro caso, ni el de la mayoría... Tenemos uno o dos cajones (si separamos calzoncillos, bragas, sujetadores de calcetines, medias, pantys) donde mejor o peor colocados agrupamos todo nuestro arsenal incluyendo por supuesto siempre "algo especial". Esos cajones son a los que primero acudimos al salir de la ducha, incluso si no nos duchamos, y son como visitar un museo de historia natural...

Sea por lo que fuere, qué coño, sabemos por qué es... por el 'porsiacaso' nunca tiramos nada, ni calcetines con tomates, ni bragas con la goma tan cedida que podrían ser fundas de butaca, sujetadores que tras tantos lavados se han convertido en pelotas de baseball, calzoncillos de los Looney Toons, ropa interior de algodón de Portugal ya roída con dibujos aztecas, y por supuesto el conjunto rojo rojo rojón de poliester 100% de fin de año, que aunque lo neguemos sobre el libro de The Secret nos lo hemos puesto... y quizá no sólo en navidades... Nos gusta irremediablemente tener ropa interior que llamamos "de andar por casa", y que en realidad se debería llamar ropa "que se debería ir andando a la basura", pero le tenemos cariño, es cómoda, vamos libres como la canción de Nino Bravo... y total... como va por debajo del pijama o chándal también de andar por casa (eso será otro tema a tratar) pues no se va a ver, nos consolamos...

¿Cuántos de nosotros nos conjuntamos la ropa interior, que no va a la vista, con la ropa exterior? ... (se hace un silencio que se caga la perra)... ¿cuántas llevan el sujetador y las bragas, ya no de la misma marca, si no del mismo color o conjunto? ... ¿a cuántos de nosotros nos importa realmente si tiene un agujerito, o se le ha soltado un poquito la costura, o se nos sale un poco un huevete...? ... No estamos juzgando, estamos hablando de realidades, y como sabéis, primero viene una parte y después viene la otra...

Nos ponemos buena ropa interior cuando se nos va a ver... esto es lo que queríais leer para sentiros indentificados; no, no somos Briget Jones... Si vamos al médico sacamos las galas, si vamos al ginecólogo pues con más razón, e incluso a veces nos ponemos esas que tienen un poco de puntilla, para ver si se espera un poco más en la exploración... Nos ponemos nerviosos, e incluso pasamos horas frente al cajón pensando, para nuestra primera cita... aún a sabiendas que en lo que menos se van a fijar es en el conjunto de La Perla de 300 euros y que aún por encima llegaremos a casa llorando con él en las manos hecho trizas como si nos hubiésemos acostado con Freddy Krueger... Nos preocupamos de la ropa interior cuando vamos a una cena a una casa de amigos con otras parejas, donde habrá alcohol, pensando que la vida real es como las películas americanas... Y ya para terminar, hay muchas veces... muchas ocasiones que lo que realmente, realmente nos gusta es ir a lo comando, sin ella, porque nos sentimos rollo Regreso al Lago Azul, el roce con los pantalones nos hace tener como una sonrisa contínua y porque sabemos lo que es el morbo, y inexplicablemente no se sabe por qué, es el tipo de cosas que dan morbo; en plan... na na nai no llevo ropa interior, soy sexy sexy sexy (todo esto cantado en la mente) y primero, nadie se da ni puta cuenta, sólo nosotros; segundo mira, ni morbo ni nada, lo puedes hacer todas las veces que quieras que nadie te lo prohibe; tercero, cuidado con los resíduos... al toser  y cuarto, hagas lo que hagas no eres sexy, eres conductor de autobús urbano.

Nosotros por supuesto la llevamos, pero como somos tan trasgresores y un poco superhéroes, lo hacemos por encima de la ropa, eso sí... siempre alta y siempre color carne; que es un tipo de ropa interior muy favorecedora, sugerente y crea trampantojos... De todos modos... soñamos con el sujetador y las bragas de la boda de Thalia que eran de PLATINO Y TÚ...

3 comentarios:

  1. Las mias ?? ,!! las compro en Japon !! , usadas , de las maquinas , pero cuando quiero impresionar .... me pongo las de agente provocateur y salgo y entro com mucho glamourrrrr ...

    Aqui os dejo un video con Paz de la Huerta , super genial. besos a Pla , a Tino y Tu

    http://www.youtube.com/watch?v=acCfxwECD8A&oref=http%3A%2F%2Fwww.youtube.com%2Fresults%3Fsearch_query%3Dpaz%2Bde%2Bla%2Bhuerta%2Bagente%2Bprovocateor%26aq%3Df

    ResponderEliminar
  2. las de las máquinas de Japón son las mejores como toallitas desmaquillantes, sobre todo si no te maquillas antes...

    ResponderEliminar
  3. Yo no tengo ni un mísero calcetín conjuntado, y de los gallumbos mejor ni hablo porque hasta que no se convierten en un dos piezas sigo tirando con ellos más feliz que una perdiz.

    ResponderEliminar