martes, 27 de septiembre de 2011

JOHN Y YOKO... NI LO ENTIENDO UN POCO...

Ayer os hemos escrito la introducción y hoy toca el argumento del tema que nos atañe LAS RELACIONES, pero ya tratado como metidos hasta las ingles en el desarrollo de las mismas y sin cortapisas, diciendo las cosas como son o como hemos visto, oído o leído por ahí que es estar dentro de las nubes de algodón o la ponzoña propias de las mismas.

Tras el flechazo inicial, o boda de conveniencia en Bombay, no nos queda otra que sentarnos frente a un espejo y darnos cuenta que no estamos solos, que ahora somos dos (como Flick y Flack) y que tendremos cuando menos que ser de la misma compañía telefónica de nuestra pareja para 'duarnos' en señal de amor... Empezar a trabajar más duro que un palote olvidado en el bolsillo de un chaquetón y que nos dará más nervios que un filete en un comedor escolar...

Queremos que la relación prospere, a pesar de todo, de que le huelan los pies, tenga un aliento fétido, de que ronque, de que se corte las uñas encima de un bol de cereales Cheerios, de que coma con la boca llena, o tenga unas faltas de ortografía que le bajarían la líbido hasta a San Francisco de Asís... Pero se supone que sentimos algo por esa persona, en mayor o menor medida... (ya nos entendemos) Al principio todo nos parece adorable, incluso encantador, incluso divertido; pero es más que eso, realmente nos da vergüenza todavía decirle a tu pareja que es más cerda que la materia prima de Oscar Mayer y más maleducada que el Coro de una cárcel femenina, dos pequeños detalles que de uno u otro modo "romperían la magia" y la "horizontalidad" con la misma...

Vamos dejando pequeños señuelos como quien no quiere la cosa, de repente le metemos unas plantillas devorolor zapatillas sin que se de cuenta, o apoyamos discretamente un frasco de tres litros de Listerine Mentol encima de su mesilla de noche, o si somos pudientes le pagamos una sesión de chapa y pintura en un SPA-tunning... Se llama prepara un coche de segunda mano para que parezca recién salido de fábrica (no se deben reconstruir partes corporales rollo La Celestina, bajo ningún concepto)

Aún vamos a tientas, aunque en realidad aunque llevemos los años que llevemos de relación, siempre hay un "a tientas" acechando, a no ser que seamos los amantes de Teruel, tonta ella, tonto él; tendremos muchas cosas en común, los dos tenemos 5 sentidos (obviemos gente como Kyle XY o Smallvile) y eso hay que explorarlo, pero también tendremos muchas cosas que no son en común (gustos, actitudes, formas de ser, música, luces, cámara, acción...)  Y ahí está nuestra pericia de encajarnos, y eso para todos no es bastante fácil porque para eso somos corporalmente ergonómicos... Y es algo que sí que hará común lo nuestro...

En la relaciones hay amor, o cariño, o secuestro y síndrome de Estocolmo en Austria, o amo esclavo, o mira, qué coño, cada uno hace lo que puede para tener a alguien cerca, que normalmente no es sólo una persona, nos gusta la variedad, así que seguro que nos embarcamos en varias a lo largo de nuestra vida, a cada cual mejor o peor pero que llega un momento que aunque digamos que no cometeremos los mismos errores... El bol de Cheerios está ahí delante, y un cortauñas y la situación es muuuuuuy tentadora...

Mantienen unidas nuestras relaciones los amigos, la rutina, el llevar metidos en ella demasiados años y no saber salir porque estamos encerrados rollo The Cube, y aunque hagan o hagamos hijaputeces, cómo vamos a echar por tierra y 'entenderaaa aaaaaaaasenunsolomomentoquesignificanlosañosdeamoooor' (Miguel Bosé con peluca rubia) tantísimo tiempo y vernos solos y abandonados de la vida... con una hucha de Domund...

Sólo sabemos que las relaciones son muy fáciles y que los que las hacemos complicadas somos nosotros porque la mente es muy puta, y de lo puta que es (con respeto a las meretrices) le gusta joder (por dinero si te lías con un empresario...) y dicen que las relaciones en la distancia son lo mejor, pero nosotros decimos que no, que simplemente... duelen pero no matan... (como las hemorroides)

Somos como la Bella Easo y el Príncipe de Bekelaer, mantenemos una relación estupenda y muy dulce, hidratos de carbono, mentiras y cintas de vídeo... así somos Platino y tú...

No hay comentarios:

Publicar un comentario