jueves, 1 de septiembre de 2011

MIENTES PALOMASANBASILIO!!! LA FIESTA NO TERMINÓ...

Allí me colé y en tu fiesta me planté, coca+colas para todos y algo de comer... Así empieza nuestra reflexión de hoy... (lo del principio no es cantado, es declamado con la voz de Arturo Pérez Reverte) No sabemos marcar diferencias ni grados de intensidad, como somos españoles (esto es, latinos, aunque no kings) a todo le llamamos FIESTA... Desde la boda de Farruquito, entre la pañuelos de sangre y camisas rasgadas, hasta un colega nuestro tocando de after una maraca, para nosotros es una fiesta...

El primer cumpleaños de nuestra sobrina, que ni se entera que no está en el útero ya, la despedida de soltera de nuestra amiga Pili a la que disfrazamos de "cuadro del museo del Prado" le ponemos muchas pollas luminosas y la sacamos a bailar Carlos Baute a un local inmundo; cuando en nuestro pueblo de Albacete despeñan una cabra desde un campanario, o simplemente nosotros mismos haciendo tortillas en casa para 3 colegas más (de los que 3 de ellos son trapis... por supuesto)... Para nosotros ya es una FIESTA...

En nuestros calendarios laborales sabemos que, según la comunidad autónoma, varios días son fiesta (que podrían poner en la circular, tiene usted tantos días de resaca mortal por convenio..) Porque lo que nos gusta una fiesta del vino no es normal, la deformación que tenemos en las manos como los playmóvil de agarrar cubatas es algo traumatológico y lo que entendemos por fiesta... bueno que os vamos a contar por lo que entendemos por fiesta...

De pequeños una fiesta no lo era si no había piñata, daba igual que fuese nuestra o de un vecino y que con el palo nos tirase toda la piñata de un golpe... total... era una fiesta... Ahora no entendemos una boda sin marisco, aunque no nos guste demasiado, incluso aunque esté pasado, incluso si son palitos Krissia Fresco, porque para eso hemos metido en esa cuenta casi 200 pavos, más el vestido, más los zapatos, más las municiones para dicho evento... Nuestras abuelas se esmeran como si de un ágape romano se tratase de comer más de lo que sus índices úricos les permiten con tal de amortizar el sofá de tres plazas de la lista de bodas, como si fuese un yo te lo pago tú me lo debes... Y se oyen comentarios como, humm... el solomillo no estaba muy tierno, aunque en casa normalmente sólo se coman salchichas Oscar Mayer... Esto me lleva a otro tema... La pose...

La pose en las fiestas... Es algo primordial... cada fiesta tiene su código de vestimenta "inicial" y su pose "inicial" también... Aunque al final termines como los de Humor Amarillo después de saltar las hamburguesas... No es algo que dejemos a libre albedrío, aunque nos esmeremos en decir que sí, implícita o explícitamente... Sabemos que no es lo mismo ir a la fiesta de compromiso de tu exnovio, que a la fiesta de la sardina de tu barrio, que al bautizo de tu primo de Carballiño, que al funeral de Amy Winehouse (todas y cada una, fiestas con empaque de por sí...) Es raro que acudamos a nuestro propio ropero, ya que al ser una fiesta nos damos un homenaje... aunque sea una acampada, si es con desconocidos, vamos al Decathlon a buscar el polartech y las chirucas más sexis y conjuntadas que podamos... Si algún exnovio cerca pulula, queremos parecer al mismo tiempo deseables y discretos... ¡mentira! queremos parecer unos putones verbeneros para que sepan lo que se han perdido, y estamos todo el rato contoneándonos de aquí a allí flirteando hasta con los taburetes y los camareros adolescentes... Si vamos a Carballiño, vamos a por un modelazo para que se note que somos de ciudad y que ni tan siquiera saben que existe H&M y tiene básicos a precios muy competitivos, y que el tornasol es como cosa del pasaaado, la moda ahora es... enamorar pelado... bate forte sin paraaaaar, moviendo todo el cuerpo y comiensas a bajaaaaaar... Véis como ya inunda el espíritu de fiesta de verbena...?

La verbena... Que digamos lo que digamos es la fiesta que más nos gusta, que aunque vayamos de modernos, de los máaaaaas modernos, una verbena nos devuelve al homo erectus que somos, que la bebida es más barata y en barraca, que a la orquesta no la conoce ni Dios, ni a sus bailarinas jamonas en medias de cristal, y lo mejor que a nosotros no nos conoce ni Dios... así que podemos bailar como pollos sin cabeza, morrearnos entre personas del mismo sexo, imitar a los habitantes de dicho pueblo haciendo que bailamos el pasodoble (brazos agarrados, remando y con los ojos en blanco) como lo hacen ellos, también llamado sexo en seco, el precedente del reaggeton... Y cantar a grito pelado, como si estuviésemos en el FIB con grupos de éxito, canciones como 'La ventanita de tu amor se me cerró...' y demostrar, aunque a nadie se lo hubiésemos confesado nunca, que tenemos tooooodos los discos de las galas de Operación Triunfo y nos sabemos todas las coreografías Batuka...

Por último, y sabiendo que me dejo muchas en el tintero, están las fiestas temáticas; que si la fiesta del lacón con grelos, que si la arribada de Bayona, que si la Fiesta de la Historia, la del Cocido, La rapa das bestas, La Feira Franca, O Marisquiño, La Peregrina, Santa Cristina, Las Fiestas del Apóstol, y muchas más... Esto sólo aquí en el noroeste... Todo esto sumado a Festivales, que son Fiestas-estivales, Cultura Quente, Festival do Norte, Ortigueira, Repercusións, Festichan, LolaPop, DoloRock, Sónar, Vigotransforma...Fiestas  gastronómicas, folclóricas o musicales que hacen que nuestro coche tenga más kilómetros que la furgoneta de un hippie....

Así entendemos a los peregrinos y a los Erasmus (a los segundos un poco menos), que sabediosporqué en castellano sólo saben decir 'servesa, tetas, siesta y FIESTA!" y todo les parece como Christina Aguilera en la puerta de Mouline Rouge... y mientras nosotros que ya estamos acostumbrados a tanto festerío, nos llega este otoño perpetuo y lo único que queremos es tener algún bajo donde poner una bola de espejos del Cash Converters, unos viejos cd's de Dance o House (sin bastón) y darnos al mayor de los desenfrenos con nuestros amigos sea como fuere, u otros que aún no siendo amigos tienen que estar porque traen provisiones indispensables... No hay límite de edad, lo único que la marca es la marca y el precio de las bebidas consumidas... pero el sudor que corre es el mismo, y la carne, y el pescado, la feromona y la testosterona, la pasión, el hambre de más y que aunque salga el sol te recordaré si no estás aquí...

Como decía Raffaella, moviendo las extremidades sin parangón, trajes imposibles, y ritmo andaluz con palmas... que fantástica esta fiesta, que fantástica esta fiesta... (bis)

Es lo normal, corre en nuestras venas, y quien diga lo contrario es que nunca ha ido a una, nunca ha ido a un cumpleaños o lleva una sonda nasogástrica...

No es raro, no es extraño, una fiesta continua, no es difícil escribir mientras bailamos... ¿Cómo creéis que lo hacemos en PLATINO TÚ...?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada